8 de noviembre de 2011

Los sueños de Helena

Eduardo Galeano



Isidro Ferrer (Ilustraciones)

«Durmiendo, nos vio. Helena soñó que hacíamos fila en un aeropuerto igual a todos los aeropuertos y estábamos obligados a pasar, a través de una máquina,
nuestras almohadas. En cada almohada, la almohada de anoche, la máquina leía los sueños. Era una máquina detectora de sueños peligrosos para el orden público.»




A lo largo de su narrativa, Eduardo Galeano ha ido escribiendo los sueños de Helena, su esposa. Este libro los reúne por primera vez en una edición especialmente iluminada por Isidro Ferrer, quien ha sabido interpretar con admirables composiciones toda la belleza de unas historias soñadas para soñadores de cualquier edad.


Si los sueños son una forma de escritura, en la rescritura de Galeano estos se nos revelan con la misma poesía que caracteriza sus otras historias, las que su obra ha ido recogiendo en cantares y memorias.






16,5 x 24 cm, 64 pp, Cartoné con sobrecubiertas
ISBN: 978–84–92412–96–9

Ver bio del autor
Ver bio del ilustrador

7 Comentarios:

Magela dijo...

Hola
Quisiera saber en que fecha llega a Montevideo-Uruguay el libro.
Gracias
Magela

retrafe kalfu-awawe dijo...

tambien quisiera saber cuando puedo encontrarlo en Chile
gracias
Lorena

ZR dijo...

Gracias a las dos por escribir. Pueden preguntar a nuestro exportador, él debería poder confirmarles en que lugares conseguir nuestros libros. Aquí dejo sus e-mails de contacto: export@panopliadelibros.com
panopliaexport@hotmail.com
Si tienen algún problema para conseguirlo así, vuelvan a escribirnos.

Clau dijo...

Hola! Soy de Argentina, y quisiera saber si este libro llegara acá, cuando, donde y si puede ser también a que precio. Muchas gracias!

Anónimo dijo...

me gusta.- conocì a elena atraves tu biografìa.-somos del mismo tiempo.-asi que espero que al leer el libro descubra lo que no esta escrito.-
gracias angy
y mucha merde!!

Anónimo dijo...

Magníficas ilustraciones y... supongo que, como siempre, genial Galeano.
Felicidades!!!!!

María José Ferrada dijo...

Hago un taller de escritura en una cárcel de Santiago de Chile y estuvimos leyendo ese libro la semana pasada. Los jóvenes que se encuentran recluidos se quedaron maravillados con los textos y las ilustraciones. Uno dijo incluso que era perfecto que afuera lloviera -llovía a cántaros- y nosotros estuviéramos ahí concentrados en ese libro. Les cuento para que sepan que su libro hizo olvidar por un momento incluso el frío y la soledad que se siente en un lugar como ese. Felicidades por esos libros que dan abrigo! Los seguiremos leyendo!
María José